Loreto de la Osa

Hola a  todos, me llamo Loreto; madrileña de nacimiento y barcelonesa de adopción.

Tengo dos aficiones desde pequeña: la cocina y la fotografía. Las dos me relajan y me suponen un reto a partes iguales e intento aprender algo nuevo de las dos cada día. Con este blog puedo unirlas.

Mi madre, mi primer referente en la cocina, era capaz de hacer del plato más sencillo algo especial. De ella aprendí que la cocina requiere su tiempo, que hay mil maneras de cocinar para no repetir siempre las mismas recetas y que ya que hay que comer hagámoslo bien, de forma equilibrada y disfrutando, ahí es nada. Aprendí viéndola desenvolverse entre fogones, con esa naturalidad que solo la experiencia te da. Con el tiempo, mano a mano las dos; horas que pasaban volando entre confidencias, haciendo cocido, paella, flanes.

Cuando mi hija optó por una dieta vegetariana, probar cosas nuevas fue nuestro día a día. Sobre la marcha aprendí otra forma de alimentarse de la que nos beneficiamos todos, vegetarianos y omnívoros.

En cuanto a la fotografía, decir que me regalaron mi primera cámara con doce años y desde entonces no he dejado de buscar imágenes, es una constante en mi vida. Hace unos años conocí a “unos locos maravillosos”, fotógrafos con el veneno de la luz en las venas, junto a los cuales me adentré de lleno en el mundo de la fotografía digital y que de forma indirecta son los “culpables” de esta aventura. Con ellos he aprendido y sigo aprendiendo, disfruto de nuestra común afición y a veces son mis conejillos de indias culinarios.

Que estas dos aficiones acabaran uniéndose era cuestión de tiempo y con esta idea en mente nace este blog: quiero recopilar todas las recetas que durante años he aprendido y con las que he disfrutado y quiero plasmarlo de forma gráfica. Todo un reto.

¿Por qué otro blog de cocina? Porque con nuestra manera de vivir, siempre corriendo, siempre con prisas, a menudo nos olvidamos que comer bien es lo que nos da energía; porque comemos cada vez más alimentos precocinados y porque comer algo que has hecho con tus manos proporciona un placer especial. Demasiadas veces oigo a mi alrededor aquello de que “yo no cocino porque no tengo tiempo” y si desde aquí consigo que alguno de vosotros pruebe a meterse en la cocina me daré por satisfecha. Como con casi todo en esta vida, para cocinar solo hace falta dar el primer paso, el resto llega solo.

Subscríbete al Newsletter

Loreto-libro
Loreto-libro

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies